Gardner

HOWARD GARDNER ¿Qué hizo este señor para que le dieran el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales?…pues le dió por investigar sobre nuestro cerebro, nuestra inteligencia…y llegó a unas conclusiones innovadores que cuestionan totalmente el papel de la educación. Un psicólogo listo y generoso. Estudió el desarrollo de los niños y niñas en relación a siete dominios de la inteligencia (musical, lingüística, lógica-matemática, espacial, corporal-cinestésica, interpersonal e intrapersonal) que permitieron ampliar y diversificar las nociones tradicionales de inteligencia basadas en dos supuestos fundamentales: que la cognición humana es unitaria y que es posible describir a las personas como poseedores de una inteligencia única y cuantificable. Los resultados de sus estudios sugieren que si bien la mayoría de los niños y niñas cuentan con todas las inteligencias (en diversos grados), pueden mostrar estilos cognitivos específicos. Así, por ejemplo, mientras que algunos se relacionan con el entorno principalmente a través del lenguaje verbal, otros lo hacen mayoritáriamente a través de lo visual, del espacio o de las relaciones sociales. Muchos educadores de Educación Infantil han podido confirmar los hallazgos de Gardner con su propia experiencia, observando cómo algunos niños evitan determinados tipos de actividades (ej: bailar, realizar juegos motores o contar historias) y prefieren dedicar más tiempo a otras cosas (ej. pintar, construcciones, música, etc). Del mismo modo, aún participando en todas las actividades que se les proponen, ciertos niños destacan en algunas de ellas y parecen tener mayores dificultades en otras. Por ello, cuando los programas educativos se limitan casi de forma exclusiva al dominio de la inteligencia lingüística, minimizando la presencia de otras formas de conocimiento, muchos niños dejan de recibir un adecuado reconocimiento por sus esfuerzos y su interés por participar en las propuestas disminuye. Por eso debemos considerar los muy diversos lenguajes a través de los cuales pueden expresarse los niños. En algunas aulas de infantil se echa de menos la palabra interrelación o integración. Hay un rato para cantar, otro rato para bailar, otro para pintar, y así sucesivamente, sin tener en cuenta que el niño percibe la realidad y se expresa globalmente, sin separar lo que la escuela intenta trabajar de forma aislada. La propuesta en nuestro trabajo como Educadores Infantiles es que las artes, las formas de expresión no sean trabajadas como ámbitos específicos, sino que queden integradas en proyectos diseñados en torno a una resolución de problemas que le interesan al niño. Investigan sobre temas selecionados por él. Y en el mismo proyecto de investigación en torno a una pregunta importante para él (ej: cómo se mueve el sol) surgen toda una serie de propuestas que utilizan los distintos lenguajes: lógico-matemático, plástco, musical…. ojalá investiguéis estas metodologías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada